viernes, 13 de marzo de 2009

Ventajas de ser tu propio jefe

Miércoles por la mañana, tienes varias cosas entre manos que no vas a poder terminar y hay que entregar la semana que viene. Sabes que si el jueves echas un rato más podrás tenerlo terminado. Tienes un mono de ir a pescar brutal y hace un día perfecto.

Si estás empleado por cuenta ajena te jodes y vas a currar por la tarde maldiciendo a tu jefe y a su madre durante todo el camino a la oficina con el tiempo tan bueno que hace. Si tu marcas la pauta de tu trabajo, comes y te vas echando chispas a pescar a tu embalse favorito.








Resultado de la tarde: una buena pescata y vuelves a casa contento y feliz. Pero no sólo por la pesca...



7 comentarios:

Cex dijo...

3.000.0000 de funcionarios + 4.500.000 de aspirantes a serlo no pueden estar equivocados.jajaja.

Fernando dijo...

Hombre, lo de funcionario es otro tema. ¡¡Desde luego esos no viven mal tampoco!!

Raúl Mena dijo...

Pasaros un día por aqui y comprobáis como el que quiere trabajar, trabaja.
Claro, que sólo hay uno.

Javi dijo...

Pero nada mal!!!!

Javi dijo...

Raúl tiene razón. cuado yo hice un trabajaba para la junta, coincidí con 2 jefecillos que se llevaban trabajo para casa. Trabajaban tardes e incluso findes.
Por otros casos tengo comprobado que los que llegan ya a un puesto de responsabilidad sí que curran y mucho, por lo que mejor no promocionar :D

Nerea dijo...

Si es q el que es vago es vago en la junta y donde le echen, no? Pero siempre hay gente q se toma en serio su trabajo, como Raulque es el único q curra en su oficina por lo q me parece entender.

Anónimo dijo...

¡Raúl está hecho un currela!